Internacional/Mundo

Presión internacional deja un gobierno de facto en Venezuela: análisis

0

A partir de este jueves, Nicolás Maduro se moverá bajo la sombra de la ilegitimidad internacional.

El Grupo de Lima instó al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a no asumir su nuevo mandato presidencial, cuya legitimidad no reconocerán.

Las nuevas sanciones de EE. UU., un pronunciamiento de la Unión Europea (UE) que insta a la realización de otras elecciones y la más reciente declaración firmada por 13 de los 14 países del Grupo de Lima no es un golpe mortal para el régimen de Nicolás Maduro, pero sí una acción positiva que busca, principalmente, asfixiar a los funcionarios y militares que son la base de ese gobierno.

“La declaración de Lima coloca al gobierno de Maduro como un gobierno de facto y lo que implica es que ahora ellos tendrán que asumir el costo de mantenerse en el poder a la fuerza. Lo positivo del documento es que no va en contra del país, sino de los actores gubernamentales, y les será mucho más costoso mantenerse en el poder por las vías que lo vienen haciendo”, le dijo a EL TIEMPO el analista político venezolano Benigno Alarcón.

VideoNueva fiscal general de Perú se declaró en emergencia

¿Por qué se prevé un aumento de migrantes venezolanos?

HRW denuncia tortura de acusados de conspiración en Venezuela

Qué buscan los gobiernos que irán a la posesión de Maduro

VideoMaduro, en la sombra de la ilegitimidad y el aislamiento internacional

Sin duda, una situación que puede tender a que algunos militares o ministros terminen reconsiderando su conveniencia o deseos de sostenerse en ese régimen, pues las consecuencias de las sanciones y bloqueos serán mucho más fuertes gracias al aislamiento internacional, pues ahora no es solo Canadá, Estados Unidos y Europa, sino 13 países de América Latina.

“Estas acciones lo que buscan es vencer la resistencia del régimen y hacerles sentir que es poco lo que pueden hacer sin plata y con una vida mucho más difícil. Para ellos, lo mejor es buscar una vía negociadora, pero todavía faltan más instancias por agotar para llegar a ese punto”, afirmó el politólogo venezolano Luis Salamanca.

Aún así, “llueva, truene o relampaguee”, Maduro está dispuesto con esas palabras a asumir este jueves un segundo mandato en Venezuela, ante una América divida en apoyo y rechazo a un jefe de Estado blindado en el poder en medio de la crisis que atraviesa su país.

Le suprime legitimidad frente a sus vecinos, y demás países asociados del hemisferio, lo que además podría llevar a que tomen medidas como el retiro de sus embajadas y consulados

Varios han sido los cruces de palabras que Maduro ha sostenido con aquellos que no lo reconocerán como mandatario para un nuevo periodo presidencial (2019-2025). 

“Las medidas de estos países buscan aislar al gobierno de Maduro con el mundo exterior. Solo le queda, por el momento, mantener relaciones con el mundo oriental, que es de hecho con los únicos que tiene conversaciones y acuerdos económicos. Mantiene relaciones con Rusia, Turquía, China, y eso los obliga a depender de países que están bastante alejados de nuestra situación tanto cultural como política”, asegura Salamanca.

Según el internacionalista Miguel Andrés Fierro, la decisión del Grupo de Lima significa que “le suprime legitimidad frente a sus vecinos, y demás países asociados del hemisferio, lo que además podría llevar a que tomen medidas como el retiro de sus embajadas y consulados”.

Vladimir Padrino López, ministro de Venezuela, habla junto a un grupo de generales, del apoyo de las Fuerzas Amadas al presidente Nicolás Maduro.

El mandatario venezolano advirtió que su Gobierno dará respuesta “recíproca y oportuna” a los países e instituciones que no reconozcan su nuevo mandato de 6 años por el que será investido ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y aseguró que cuenta con el respaldo de la mayoría de los Gobiernos del mundo.

Esto también ha llevado a Maduro a brindar beneficios a los altos mandos militares para que lo ayuden a sostenerse en el poder. “Los militares tiene por delante el cuestionamiento de cuál será su postura cuando tome posesión una persona que no fue electa de acuerdo con la Constitución venezolana. Los militares tienen una tradición de más de 60 años de ser el sostén del gobernante electo. Eso debe crear repercusiones dentro de ellos”, explica el analista Salamanca

Estos expertos también creen que a raíz de esta declaración, Maduro tendrá que ofrecer mayores mecanismos clientelistas para sostener esa pequeña base que aún lo mantiene en el poder. Mecanismos, según ellos, basados en contratos ilegales con el Estado para su enriquecimiento o con jugosas partidas a raíz de la explotación de los recursos naturales del país.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, llamados Grupo de Lima, instaron al mandatario venezolano a que no asuma la Presidencia el próximo 10 de enero, por considerar que el proceso electoral del 20 de mayo de 2018 “carece de legitimidad”.

ANDRÉS RUIZ
REDACCIÓN INTERNACIONAL
En Twitter: @ruizandress

Qué buscan los gobiernos que irán a la posesión de Maduro

Previous article

La OEA acuerda ‘no reconocer legitimidad’ del Gobierno de Maduro

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *